Skip to main content

¿Es un delito el espiar móvil?

mobile_tracking_01¿Espiar móvil o espiar celular? ¿Mobile Tracking? Con este termino nos referimos a la localización móvil o localización GMS. Un servicio que, ofrecido por las operadoras de telefonía, Internet y comunicaciones, nos permite determinar la posición de un teléfono móvil o tablet con cierto grado de precisión.

Aunque en realidad el término Mobile Tracking / Localización Móvil es mucho más complejo y tiene muchas más acepciones. Vamos a intentar daros una visión global aquí sobre la misma, aclarándoos también que además de al terminal, esta tecnología también sirve para localizar a sus usuarios o propietarios. Algo que cambiará completamente vuestro punto de vista sobre la localización móvil.

Mejores aplicaciones de seguridad y espiar móvil

En Estafaonline hemos seleccionado para vosotros las mejores aplicaciones espiar móvil y de seguridad para dispositivos móviles, para que podáis defender vuestros derechos y protegeros.

# Operador Oferta
1
spyera
4/5

689$ OFERTA

Adquiere el pack completo por 2 años y disfruta de un 80% de descuento

Términos y Condiciones
Para que el descuento sea aplicado deberás contratar los servicios de Spyera durante dos años
2
Mspy
4/5

186,93€ OFERTA

Contrata el paquete completo de Mspy para móviles durante un año y ahorrarás 51.50€

Términos y Condiciones
Para conseguir este descuento deberás contratar el paquete completo para móviles durante 12 meses
3
FlexiSpy
4/5

349$ OFERTA

Ahorra al contratar un servicio durante al menos un año

Términos y Condiciones
Consigue descuentos contratando FlexiSpy durante al menos 12 meses

¿Qué es el Mobile Tracking? Poniendo las bases

mobile_tracking_02Ya lo hemos adelantado, el mobile tracking o localización móvil consiste en averiguar la posición o localización de un teléfono móvil, independientemente de que esté moviéndose o fijo en una posición. Una tarea que puede lograrse triangulando la posición de las señales de radio entre diferentes postes de comunicación o a través de un GPS del que disponga el teléfono u otro dispositivo móvil. Todo ello se realiza a través del protocolo GMS o Global System for Mobile Communications, que tira de la señal del teléfono

El posicionamiento móvil puede incluir servicios basados en la localización que revelen las actuales coordenadas de un teléfono móvil, que es una tecnología empleada por las compañías de telecomunicaciones para identificar la posición del citado dispositivo móvil y sus usuario. Este es un tema de gran interés a nivel de software para el equipo de Estafaonline.com

¿Qué tecnología se emplea?

mobile_tracking_04La tecnología de localización empleada en los procesos de mobile tracking se ejecuta midiendo los niveles de fuerza de la señal, los patrones de las antenas y otros usos que un teléfono móvil comunica sin hilos con las bases de la señal.

Otros sistemas más avanzados determinan el sector en el que un teléfono móvil está conectado, y a través de ellos establecen una estimación de la distancia hasta esas bases de telefonía que hemos citado. Una aproximación posterior puede hacerse interpolando señales entre torres de comunicación adyacentes.

Estas técnicas y con los servicios adecuados puedan darnos una precisión de hasta 50 metros en áreas urbanas donde el tráfico móvil y la densidad de torres es lo suficientemente alta. En los casos de áreas rurales o poco pobladas, al existir una gran distancia entre las torres y postes de telefonía, la precisión de la localización de la señal es mucho menor.

La localización GSM emplea la multilateración para la localización de teléfonos móviles GMS o sistemas de tracking (rastreo) propios, por lo general con la intención de localizar no al dispositivo sino a su propietario. En todo caso, existen muchos métodos a través de los cuáles determinar la localización de un dispositivo móvil, vamos a verlos.

¿Cómo localizamos un dispositivo móvil?

mobile_tracking_05

La localización de un dispositivo móvil, tal y como adelantábamos hace unos instantes, puede ser determinada de diferentes modos. Estos son algunos de los métodos que, por ejemplo, emplean la policía y las fuerzas de seguridad del Estado a la hora de investigar desapariciones.  Vamos a verlos.

1. La red del proveedor

Una de las más básicas: el mismo operador de telecomunicaciones, telefonía e Internet (por ejemplo Movistar, Orange, Vodafone, etc…) emplea toda su red e infraestructura para localizar el dispositivo. La ventaja de este método reside, desde el punto de vista del operador, es que no resulta intrusivo al no afectar a los dispositivos móviles.

Estas técnicas de red fueron desarrolladas mucho antes de la difusión de los sistemas de GPS en los teléfonos (o celulares) móviles y tabletas. Eso si, su precisión varía entre la identificación de la localización del dispositivo (menos precisa), la triangulación de su posición (moderadamente preciso) y el muchísimo más preciso y novedoso sistema avanzado de triangulación.

Otros factores de los que depende la precisión de estas técnicas residen en las torres y postes de comunicaciones, siendo las situadas en entornos urbanos las más habilitadas para estos propósitos por su alta concentración y la implementación de ese novedoso sistema de triangulación.

También es básico en todo este proceso la instalación de software y hardware capaz de procesar la localización móvil dentro de la infraestructura técnica del proveedor. Algo que además suele estar motivado por la exigencia de los gobiernos y administraciones de tener sistemas de localización para ser usados por motivos de seguridad, como por ejemplo las llamadas de urgencia al 112 (en el caso de España).

2. Localización basada en los dispositivos

Otro de los métodos más populares de localización móvil es el usado a través de software instalado dentro de los propios dispositivos móviles. Esta técnica determina la localización del teléfono (o celular) móvil o tableta analizando el recorrido de su señal hacia el centro de emisión. A mayores, si el dispositivo está equipado con GPS, el grado de precisión en la localización móvil será mucho más alto.

También es posible este tipo de localización a través de un técnica de «huella personal», en la que la «firma» de las señales telefónicas del móvil emisor y sus señales vecinas se detecta analizando sus picos de intensidad en el área de interés para la investigación. Un proceso que se realiza en tiempo real y que es posible hacerse de manera independiente al operador.

En todo caso, las desventajas clave, fundamentales, de estas técnicas basadas en los dispositivos, desde el punto de vista del proveedor, es la necesaria instalación de software dentro de los mismos. Algo que requiere la cooperación activa del usuario móvil, así como de un software que sea capaz de manejarse con los diferentes sistemas operativos que lleven instalados los dispositivos móviles (fundamentalmente Android, iOS y Windows Mobile) y apps que empleen la geolocalización, como por ejemplo el popular Google Maps

Una tercera vía reside en la instalación de hardware del tipo E-OTD (que controla la diferencia horaria de los dispositivos) por parte de los fabricantes. Sin embargo resulta realmente complicado por los costes que les suponen, además de la dificultad de convencerles para que cooperen. Otra dificultad adicional viene dada por la señal del roaming de los dispositivos de otros países y como afecta eso a la red de telefonía a la hora de localizar la señal móvil.

3. Localización móvil por la tarjeta SIM

Este método emplea el módulo de identidad (SIM) tanto los dispositivos móviles con GSM como en los que poseen el sistema UMTS (Universal Mobile Telecommunications System), y es posible obtenerlo a través de mediciones de radio emitidas por los teléfonos móviles.

Algunas de estas medidas identificables son el ID del dispositivo, los viajes de ida y vuelta entre un punto y otro y la intensidad de la señal. El tipo de información obtenido de la SIM puede diferir del obtenido directamente desde el dispositivo. Por ejemplo, puede no ser posible obtener ninguna señal del dispositivo pero si a través de la SIM.

4. Localización a través de la red WiFi

Una red WiFi empleada por diferentes usuarios puede ser usada también para identificar la localización de un dispositivo móvil. El pobre rendimiento de los métodos basados en GPS dentro de espacios cerrados y el mayor uso de la red WiFi han hecho que los operadores se esfuercen más en diseñar nuevos métodos para mejorar la localización móvil en interiores a través de esa red de Internet sin cables.

Este sistema suele emplearse utilizando una combinación de WiFi con sistemas GNSS (Global Navigation Satellite Systems), tales como el citado GPS y GLONASS. Estas posibilidades también vienen recogidas en el siguiente apartado.

5. Localización por el sistema híbrido

Como su propio nombre indica, estos métodos de posicionamiento y localización móvil usan una combinación de sistemas basados tanto en la red como en los dispositivos para lograr su objetivo. Un ejemplo serían algunos modos de GPS asistidos, que pueden usar tanto la información del propio GPS como de la propia red de telefonía para establecer la localización.

Los dos tipos de datos son, al mismo tiempo, usados por el propio dispositivo móvil para hacer la localización más precisa. De modo alternativo, realizar el seguimiento o tracking con ambos sistemas puede realizarse a través de un satélite que envía la información de vuelta a la persona que está intentando localizar el teléfono. Esos sistemas incluyen por ejemplo Google Maps o la localización de Facebook, WhatsApp, etc… que compartimos con otros.

También existen otros sistemas de posicionamiento y localización móvil que combinan Wi-Fi, WiMAX, GSM, LTE, las direcciones IP y los datos de entorno de red para conseguir sus objetivos.

6. Otros aspectos a tener en cuenta en la localización móvil

Para poder dirigir las llamadas a un teléfono, las torres de comunicación «escuchan» una señal enviada por el dispositivo y «negocian» que torre es la más apta para comunicarse con el. Como el teléfono cambia de posición, las antenas de las torres monitorizan la señal y el dispositivo es «desplazado» a la torre más adecuada. Al comparar la señal relativa de múltiples torres, se puede localizar la señal con cierta precisión. Otros métodos emplean los patrones de antena, bajo conceptos como la determinación del ángulo y la fase de discriminación, para lograr sus objetivos.

Los teléfonos móviles mas nuevos también permiten la localización aún cuando el dispositivo no está encendido o no hay una llamada activa. Algo que se realiza a través del proceso de desplazamiento que se registra del móvil desde una antena a otra.

Para concluir esta sección, deciros además que la localización de un teléfono móvil puede ser subida a una página web cualquiera para, por ejemplo, que un familiar o amigo conozca la última posición conocida del dispositivo. Los teléfonos de última generación pueden tener incluidos receptores GPS de serie que pueden emplearse del mismo modo pero con mucha más precisión.

Este tema puede ser algo comprometido por temas de privacidad y seguridad, algo de lo que hablaremos al final de está página dedicada a la localización móvil.

¿Seguridad o espiar móvil? Aplicaciones en los dispositivos móviles

A la hora de localizar o situar un dispositivo móvil entra en juego otro posibilidad que merece una sección aparte: nos referimos a las aplicaciones móviles dedicadas (las populares app) de mobile tracking que pueden funcionar con ese propósito de localización y rastreo del dispositivo. Y en realidad de muchas más cosas.

Hablamos de apps como FlexiSpy o Mspy que, instaladas en los dispositivos móviles, permiten a terceros controlar, descargar y monitorizar toda la actividad que se desarrolla en esos teléfonos móviles y tabletas: desde su localización móvil hasta las fotografías enviadas, mensajes SMS, WhatsApp, etc…

Estas app pueden utilizarse para tareas de seguridad (por ejemplo, vigilancia de menores, de víctimas amenazadas, empleados con malas praxis, etc…) pero también con otros fines ilícitos, como el de espiar a terceros. Un tema complicado que no esquivamos en Estafaonline.com y del que tratamos en el área de privacidad de esta página.

Eso si, frente a estas app y otros usos fraudulentos de la vigilancia y localización móvil, también existen contramedidas, como otras apps que se encargan de detectar si alguien nos vigila y a través de qué y/o dónde. Con estas app podemos librarnos de esas amenazas.

¿Cómo funcionan? El proceso es muy sencillo: una vez descargadas e instaladas en nuestro dispositivo, realizarán un escaneo del mismo y nos alertarán de la existencia de amenazas y como combatirlas. Es importante matizar en todo caso, que tanto las apps de vigilancia como de contravigilancia sólo funcionan con el sistema operativo móvil Android. La especial naturaleza cerrada del sistema operativo móvil iOS (el que usan los iPhone e iPad, desarrollada por Apple) impiden su funcionamiento.

Existe otro uso de la localización móvil completamente legitimo y que interesará especialmente a nuestros lectores y usuarios dedicados al marketing y las ventas o que tengan un establecimiento comercial. ¿Queréis saber más? Pues a continuación…

Usos comerciales de la localización móvil: conoce a tus clientes

Know your enemy! cantaban Rage Against The Machine. No hace falta llegar a esos extremos al hacer esta comparación. Pero si es cierto que el conocer los hábitos de nuestros potenciales compradores es clave para el desarrollo de nuestro negocio. Y en ese sentido los sistemas y app de localización móvil también pueden echarnos una mano.

¿Cómo? Pues a través de herramientas de mobile tracking o localización móvil que nos ayudarán a identificar los gustos de los usuarios y a lanzar campañas de marketing digital móvil dedicadas, como campañas de captación y fidelización de clientes. Acciones que necesitarán detectar la señal móvil del cliente (o contar con su número de teléfono) para lanzarles mensajes directamente a sus dispositivos cuando se encuentren en el radio de acción de nuestras campañas.

Esta llamada localización móvil de interiores es realmente útil para, por ejemplo, las tiendas en centros comerciales o áreas de venta de productos, ya que detectan la señal móvil de los dispositivos, activando las campañas que ya tenemos preparadas y automatizadas.

¿Cómo es posible? Pues a través de diferentes tecnologías, como señales bluetooth o la mencionada triangulación de sus señales a través del WiFi. Nuestros dispositivos móviles suelen estar generalmente sino conectados a la red WiFi, que por ejemplo puede ofrecer de manera gratuita el centro comercial, buscándola. Con eso basta para que se de la localización móvil se de y puedan activarse las campañas.

De esta manera, las tiendas conocen con cierto grado de precisión no solo la posición del dispositivo sino que también el recorrido realizado, de tal manera que podemos lanzar ofertas personalizadas a esas personas si, por ejemplo, entran en nuestra tienda o pasan cerca de ella, aumentando nuestras ventas.

El problema de la privacidad

Hasta aquí hemos hecho un repaso exhaustivo de todo lo que podemos encontrar en el universo del mobile tracking o localización móvil. Pero no queremos cerrar este capítulo sin hablar de un tema clave en todo este complejo asunto: el de la privacidad y el espiar móvil.

Queda claro que existen toda una serie de casos legítimos del empleo de las tecnologías de localización móvil. Una extensa y larga lista que va desde la búsqueda de personas desaparecidas, seguridad y vigilancias pública, asistencia a heridos y un largo etcétera.

Pero el problema se nos presenta cuando se emplean estos sistemas de localización móvil con otros fines o sin nuestro permiso o conocimiento, ya que en esos casos nos encontramos frente a una intromisión de la intimidad (en el caso más leve) o espionaje puro y duro, en los casos más flagrantes. ¿Cuál es el límite? Como en otros muchos casos, lo marcamos con el uso de esta tecnología: la responsabilidad es nuestra.

Os recomendamos de nuevo que echéis un vistazo a nuestros análisis y opiniones de aplicaciones como Spyera para tener una visión más completa del fenómeno del mobile tracking o espiar móvil o localización de dispositivos móviles.